• Talladores y la Talla • Recursos y eventos • Índice de Santos • Trasfondo Historico • Que son? •
Santos de Palo de Puerto Rico:
Imágenes de  
La Virgen del Carmen
Pulse sobre las pequeñas imágenes para verlas ampliadas



Luis Nieves Román
Colección
Toste-Mediavilla



Ramón García
circa 1920
Colección
Toste-Mediavilla


Pedro Arce
circa 1920
Colección
Toste-Mediavilla


Anónimo
circa 1910
Colección
Toste-Mediavilla

 


Florencio Caban
circa 1930
Colección
Toste-Mediavilla


Celestino Avilés
Colección
Museo de Arte
de Ponce
Origen del Culto de la Virgen del Carmen
El Culto de la Virgen del Carmen se asocia estrechamente con el Monte Carmelo.
El Carmelo es un alto promontorio que se eleva en la costa oriental del Mar Mediterráneo, a la altura de Galilea
. El Carmelo era el monte donde numerosos profetas rindieron culto a Dios. Los principales fueron Elías y su discípulo Eliseo, pero existían también diferentes personas que se retiraban en las cuevas de la montaña para seguir una vida eremítica. Esta forma de oración, de penitencia y de austeridad fue continuada siglos más tarde, concretamente en el III y IV, por hombres cristianos que siguieron el modelo de Jesucristo.

A mediados del siglo XII, un grupo de devotos decidieron instalarse en el mismo valle que sus antecesores y escogieron como patrona a la Virgen María. Allí construyeron la primera iglesia dedicada a Santa María del Monte Carmelo. Quisieron vivir bajo los aspectos marianos que salían reflejados en los textos evangélicos: maternidad divina, virginidad, inmaculada concepción y anunciación. Estos devotos que decidieron vivir en comunidad bajo la oración y la pobreza, fueron la cuna de la Orden de los Carmelitas, y su devoción a la Virgen permitió que naciera una nueva advocación:
Nuestra Señora del Carmen.
 
¿Qué lleva la Virgen del Carmen aguantada en sus manos?
En todas las imágenes de la Virgen del Carmen, al igual que en su tradicional representación en los santos de palo, vemos al niño Jesús en un brazo, y guindando de sus dedos de la otra mano, uno o dos escapularios. La Virgen dio a los Carmelitas el escapulario como un hábito miniatura que todos los devotos pueden llevar para significar su consagración a ella. Consiste en un cordón que se lleva al cuello con dos piezas pequeñas de tela color café, una sobre el pecho y la otra sobre la espalda. (ver ilustración arriba). Se usa bajo la ropa. Junto con el rosario y la medalla milagrosa, el escapulario es uno de los mas importantes sacramentales marianos.